Abril 2017 – Una ciega

Jugamos a la Ciega, como en el Póker, un juego tan americano como los Oscar de Hollywood.
El domingo 2 de abril del 2017 un reportaje en la prensa regional, en el cual la palabras discoteca Tik se conjugaban con Hollywood.
Un DJ que trabajo en el año 1994, Alonso Varela siendo residente en la sala Tik de Gijón, Asturias, su estilo musical mezclado con las clásicas bases de techno alemán.
Aquí me quedo ya que durante la temporada junio 1993 hasta agosto 1996, este que teclea no estuvo presente en ninguna sesión de la discoteca Tik.
Jugamos a la Ciega. La discoteca Tik durante el año 1992 comenzó a perder su gancho nocturno, los disco bares comenzaron a funcionar con sus propios horarios y las sesiones de noche comenzaron a sucumbir. En parte por intereses creados, en otra parte los estilos musicales, no tan amigables hacia el Oído humano se fueron haciendo dueños de las pistas.
El Tik que hasta esas fechas abría sus puertas sobre las 00:30, comenzó a no tener gente hasta las 03:30 y eso trae consigo un público diferente; un público que llega en otra onda, quizás con otra sensación acústica, sensorial. Los disco-bares difundían todos los éxitos y podían, pueden subir la excitación mental hasta el límite.
Con muchas discotecas ya cerradas en sesiones de noche, la discoteca Tik comenzó a resistir el pressing de los disco-bares, realizando fiestas con varios DJ, con varios estilos músicales que marcaron esa época.

Jugamos a la Ciega. La discoteca Tik a partir de ese momento no dependía de sí misma, la competencia marcaba los DJ con éxito del momento y solo en algunas ocasiones se acercaba hacia nuestro negocio. Poco se tardo en cerrar de noche y trabajar con el estilo propio del Tik, solo las tardes.
De nuestra parte, de nuestro maravilloso tercio del Tik; enhorabuena a un triunfador de la vida, asignatura difícil. Alonso Varela que se acuerda de esos años, en los cuales Tik sonaba como la vida misma.